martes, 24 de mayo de 2016

Planificación estratégica y política.


Imagen de un blog que nos dice... "¿Qué es un Plan Estratégico?"

Cada día son más los partidos, líderes y equipos políticos a nivel municipal y regional que se lanzan a la arena sin ningún tipo de planificación estratégica. 

Son una sucesión de actos en los que, cada uno de los actos, bien podrían valer para diferentes estrategias u objetivos. Hay improvisación, desorientación...mucho de "ego" personal y poco de trabajo serio en equipo.

¿Por qué?

Muy sencillo. No hay ganas, ni intención de planificar el trabajo político que se realiza. Realmente, muchas veces, no hay capacidad (conocimiento) para hacerlo. Lo que lleva a los "usos y costumbres" en la acción política y al discurso del "loro" repitiendo todo lo que oyen a sus mayores políticos.

En este contexto les hablo de una realidad: el Plan de Marketing ´Político´.

¿Qué es?

Una herramienta que nos permite seguir un proceso, determinar objetivos y asignar recursos humanos y económicos de manera eficaz y eficiente a la estrategia decidida.

Y ahora....te invito a que hagas una cosa. Junta a tu gente y construye de manera improvisada un primer Plan de Marketing. Llámalo si quieres Plan Estratégico.... ¡Llámalo como quieras! ¡Pero hazlo! 

Este plan te va a permitir analizar el presente para caminar con sentido hacia el futuro que deseáis.

Si lo tienes decidido...el hacerlo (me refiero). Pues entonces ponte manos a la obra.

Para ello, seguid este sencillo esquema...

  1. Debemos analizar dónde estamos como partido a nivel local, cómo hemos llegado allí y determinar cuáles son nuestras fortalezas y debilidades. En este punto es importante que no te repitas en tu cabeza lo que tu quieres oír....escucha a todos y todas, llega a conclusiones reales y analiza con sinceridad tu realidad política.
  2. Del análisis de lo que eres, de la realidad que vives, pasa a determinar hacia donde caminas si no cambias nada sustancial de eso que tu mismo llamas "lo que eres ahora".
  3. Plantea unos objetivos para corregir la dirección del camino actual. Objetivos que deben ser realistas, concretos y claros. 
  4. Preguntaros: ¿Cuál será el mejor camino que deberemos practicar para alcanzar los objetivos acordados? Hablamos de la estrategia a seguir.
  5. Concreta las acciones que vas a realizar, quiénes serán sus responsables y el planning de ejecución. Y este, a su vez, con determinación clara de tiempos y de los recursos que se destinarán para su ejecución. La táctica es la que da contenido a la estrategia, lo que a la vez nos permite dar cumplimiento a los objetivos. 
  6. Necesario control y análisis del plan con intención de corregir errores o aprovechar oportunidades. 
Ahora...un consejo.

Si tuviera que plantearme un objetivo compartido para cualquier Plan de Marketing sería la diferenciación. Diferenciación como arma política esencial para lograr el éxito.

Siempre he creído, dentro de unos límites, en la diferenciación con lo habitual, con lo siempre visto, diferenciación por liderazgos respetados, por una correcta gestión, por un reconocido prestigio, por una actitud o unas formas. Diferenciación para lograr un resultado diferente al que la marca ya te ofrece sin ningún esfuerzo adicional. 

Y ahora, cuña electoral....

¿A cuántos conocéis que se pasan cuatro años dando saltos estratégicos de un lado a otro? ¿Cuántos de estos mismos piensan que la campaña electoral les solucionará sus desvaríos electorales de cuatro años atrás? 

Seamos sinceros. 

Es cierto que la campaña electoral decide gran parte del voto indeciso. Pero también es cierto que la campaña es el momento de recoger los frutos del trabajo previo. Sin trabajo previo, sin frutos que recoger...la campaña electoral no será la que decida a tu favor el resultado final del voto de los indecisos, ni tan siquiera el de tu voto natural.

Hay cuatro elementos que se deben trabajar previamente y que deben estar presentes (de una forma u otra) en el Plan de Marketing.....

.... (1) discurso, (2) diferenciación, (3) posicionamiento y (4) prestigio. 

Un discurso claro y que apunta a las prioridades de los electores; diferenciarse claramente de otras formaciones o líderes políticos; posicionarte con decisión en una zona del electorado; y presentar un proyecto, un equipo y un líder con prestigio. 

Siempre hay políticos que ignoran todo esto, que trabajan en una sucesión loca de actividades, que copian discursos, que lanzan proclamas ideológicas sin orden (ni concierto), que creen que su foto y sus verdades repetidas sin cesar les garantizarán el éxito. Nada más alejado de la realidad. Ni la mejor campaña, sin trabajo previo; ni el trabajo más esforzado, sin discurso, diferenciación, posicionamiento y prestigio .... les pueden garantizar el éxito electoral.

Y como siempre digo:


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entre todos hacemos este blog...