miércoles, 21 de febrero de 2018

¿Pierden los gobiernos o gana la oposición?


Palabras clave: #ComPol #PolíticaMunicipal #Gobierno #Oposición 

Siempre se repite una misma pregunta: ¿Las elecciones las gana la oposición o las pierde el gobierno? 

Es cierto que los gobiernos, cuando su gestión es medianamente correcta, asientan su éxito electoral en que los votantes no suelen apostar por futuros inciertos. Además son titulares de la maquinaria institucional, con lo que implica eso de poder económico y comunicativo.

En este contexto es difícil para un partido en la oposición escalar hacia el éxito. 

Hay elementos, sin embargo, que erosionan (desde dentro) a los gobiernos municipales. Elementos que sin una labor de oposición inteligente, constante, eficaz y eficiente, difícilmente podrá ser aprovechada para lograr la victoria. Pero también todo lo contrario. 

Por lo tanto: SÍ, necesitamos un gobierno que haga mal su labor; pero también una oposición que esté en posición de aprovecharlo. Las elecciones las pueden perder los gobiernos pero, no pierda de vista, que nunca las ganará una "mala" oposición por muy malo que sea el gobierno municipal al que se enfrentan. 

Empecemos.

6 factores que hacen vulnerable a un gobierno municipal:

1. Un contexto general electoral negativo hacia el gobierno y/o que impulsa hacia su techo electoral a la oposición. El concepto de voto de marca, las tendencias electorales regional o nacional a favor o en contra de los partidos locales, situaciones de crisis institucionales o económicas.... muchas situaciones ajenas a la vida municipal, sin embargo, posicionan a gobierno u oposición en la mente del electorado de una manera positiva o negativa.  
2. Un gobierno municipal que se "burocratiza" alejándose de la realidad de los ciudadanos. Se convierten "solo" en gestores y se olvidan de su condición de políticos. Recuerda que como políticos nunca debemos olvidar que unos de los objetivos principales de la acción de gobierno es mantener o crecer en apoyos electorales.  
3. Un gobierno municipal que vive su día a día absorvido por conflictos internos. Un día a día en el que la energía de todo un equipo político se vuelca en su vida interna; una vida interna que erosiona la imagen de los líderes políticos y una acción política en la que prima lo de dentro (los militantes) sobre lo de fuera (los votantes). 
4. Un gobierno que rompe con la realidad social de su municipio. Y como consecuencia: el partido pierde conexión con la realidad municipal; se generan equipos que no representan a sus ciudadanos; y se construyen programas y realizan propuestas que solo se aplauden dentro de los despachos de un gobierno (y su partido).... alejados, como están, del mundo real.  
5. Un gobierno municipal que anula la acción del partido. Y por lo tanto, como consecuencia, ejercitan una acción gubernamental sobrada de partidismo y omiten una acción de partido necesaria para construir base electoral, marca, relato político y redes ciudadanas en el municipio. 
6. Un gobierno municipal sin liderazgos sólidos o sin equipos preparados. Y es que llegar puede ser cuestión de un golpe de suerte, mantenerse no tanto. El tiempo pasa y los partidos deben ser capaces de renovar liderazgos y equipos cuando la situación lo requiere. 
Hemos vista que la victoria electoral puede llegar cuando un partido desde la oposición neutraliza la realidad que acompaña al partido de gobierno y cuando realiza un planteamiento propio realista, correcto y de éxito. 

La alternativa a un gobierno resulta de:
  • La perdida de apoyo electoral del gobierno.
  • La ganancia de votos de uno o varios partidos de la oposición.
  • La coalición de diferentes partidos.
Pero además requiere de una labor de oposición que detecta correctamente los factores que erosionan al gobierno municipal (recuerda los seis descritos), que trasladan hacia el electorado estos factores y que saben utilizar los mismos para impulsar su propio resultado. 

Y ya sabes....... 

👉 Si te interesa lo que estás leyendo, SUSCRÍBETE: 

Escribe aquí tu email:


Delivered by FeedBurner
Por @JRBAlgete